Azulejos baratos y de calidad: la historia de los azulejos hidráulicos

Azulejos baratos y de calidad: la historia de los azulejos hidráulicos

Los conocidos como azulejos hidráulicos son unas baldosas cementicias ideadas a mediados del siglo XIX en el sur de Francia y que deben su nombre a la técnica con la que se fabrican.

Se componen de una mezcla de agua, polvo de cemento, polvo de mármol, arena y pigmentos. Dicha mezcla se vierte sobre unas trepas que marcan con celdillas el motivo decorativo, reservando para cada sección su color, que luego queda definido al eliminar la trepa. Se compactan mediante la presión de prensas hidráulicas, sin necesidad de cocción.

Se obtienen así unos azulejos estéticamente muy vistosos y altamente resistentes, aptos tanto para interiores como para exteriores. Perfectos para superficies exigentes como las cocinas.

Generalmente se fabrican con forma cuadrada en distintas medidas, siendo la más habitual la baldosa de 20 x 20 cm.  Pero también las hay hexagonales o rectangulares para algunas cenefas.

Baldosas con historia que no pasan de moda

Fue un material muy utilizado a finales del XIX y principios del XX, pues se convirtió en el aliado perfecto del estilo modernista por sus coloridas y fantasiosas combinaciones.

Exuberantes motivos geométricos y vegetales formaban amplias alfombras con ricas cenefas, haciendo que el pavimento ganase un protagonismo absoluto.

A partir de 1950 pareció caer en desuso, pero en los últimos años su uso ha resurgido con fuerza, ya sea con la colocación de baldosas recuperadas o de azulejos nuevos, algunos de los cuales mantienen la técnica de fabricación original y otros son de naturaleza porcelánica que beben de la estética de los viejos hidráulicos.

La puesta en valor de este histórico y bello pavimento encaja a la perfección con las nuevas tendencias del interiorismo vintage y ecléctico.

En La Casa de los Azulejos ofrecemos una amplia gama de los mejores productos a precios imbatibles. Consiga azulejos baratos pero con unos elevados estándares de calidad, para que su obra sea única y duradera.