Platos de ducha

ELIGE TU PLATO DE DUCHA

Platos de ducha

La elección del plato de ducha de obra o superpuesto está condicionada por las dimensiones del cuarto de baño y la disposición de la instalación de agua. Cada vez es más frecuente encontrar en los baños un plato de ducha a ras del suelo, que permite el acceso a todo tipo de personas. Dependiendo del hueco disponible podrás elegir entre los diferentes modelos que te ofrece el mercado. Solo en casos muy excepcionales será necesario encargar tu plato de ducha a medida. En este artículo te ofrecemos toda la información sobre los diferentes tipos y medidas de platos de duchas que puedes encontrar, para que optes por el más adecuado.

Platos de ducha de diferentes materiales

Los materiales más comunes en la fabricación de los platos de ducha son la cerámica, el acrílico y la resina, todos ellos con sus múltiples variaciones. Te explicamos la diferencia entre ellos y las ventajas que ofrece cada material.

Plato de ducha acrílico

La característica más atractiva es el bajo peso, que lo convierte en un producto apto para todo tipo de suelos. Además, presenta una superficie antideslizante y una estructura reforzada para garantizar su uso. Aunque es un material fácil de mantener, debes tener cuidado con los golpes y los arañazos, ya que es poco resistente. El precio de un plato de ducha acrílico es menor que el de uno de porcelana de las mismas características. Los puedes encontrar en diferentes medidas y formas. Por ejemplo, un plato de ducha de 120x70 es perfecto para un baño de tamaño medio.

Plato de ducha de piedra natural

Los materiales que más se utilizan en estos platos son grafito o pizarra, que presentan un tacto muy agradable y son materiales muy resistentes. Pero también puedes encontrar platos de ducha de piedra natural en mármol y granito. Puede constar de una sola pieza o de varias formando un mosaico. En este caso las piezas se unen por la parte posterior a una malla que permite adaptar el material al espacio disponible. Dependiendo de la composición del plato que hayas elegido será necesario un tratamiento con hidrofugantes para evitar la formación de hongos.

Plato de ducha de carga mineral

Si quieres comprar un plato de ducha de larga duración lo más adecuado es la resina. Mantendrá el aspecto impecable del primer día después de muchos usos y no tendrás que cambiarlo. Estos platos de ducha se fabrican a base de resinas de poliéster y diferentes minerales, como los carbonatos cálcicos, las marmolinas, el cuarzo y las dolomitas. La combinación hace que el plato de ducha de carga mineral presente una nula absorción del agua y una alta resistencia a la temperatura y al rayado. Elige un plato de ducha de 60x60 si tu baño es reducido.

Plato de ducha de porcelana

Son los más tradicionales y están fabricados en el mismo material que el resto de los elementos del baño. Si te gusta la uniformidad en tu baño esta es la opción más adecuada. El plato de ducha de porcelana se coloca desde hace muchos años y es muy económico, aunque actualmente han surgido en el mercado materiales más modernos y eficaces. Es muy fácil de limpiar, ya que la porcelana no absorbe el agua.

Plato de ducha de fibra

El plato de ducha de fibra es el más resistente del mercado. Aunque la fibra de vidrio se caracteriza por su gran rigidez, también resiste cambios de temperatura. Además, presenta mucha resistencia a la humedad y a la corrosión. Tu baño se mantendrá inalterable durante muchos años y podrás elegir entre diferentes acabados.

Platos de ducha de diferentes formas

Los platos de ducha se fabrican en diferentes formatos para optimizar el espacio disponible y aumentar la comodidad de quienes los utilizan.

Plato de ducha cuadrado

Es la forma más utilizada, por su estética compacta y por necesitar menos espacio para su instalación. Puedes encontrar desde un plato de ducha de 80x80 hasta uno de 120x120. El más pequeño es el plato de ducha cuadrado de 60x60, especiales para baños muy reducidos.

Plato de ducha rectangular

Sin duda el más decorativo es el plato de ducha rectangular. Además, son más cómodos y dan sensación de amplitud a la estancia. Las medidas oscilan entre el plato de ducha de 80x120 (el más grande) y el plato de ducha de 70 x 80.

Plato de ducha circular

Igual que en el caso de los platos cuadrados, los circulares se instalan en una esquina del cuarto de baño y aprovechan el espacio de la mejor forma posible. Están muy recomendados si tienes falta de espacio, ya que permiten un acceso a la ducha más cómodo. Las medidas se toman a partir de las esquinas laterales y los podrás encontrar de 80x80 y de 90x90. El plato de ducha de 80x80 circular se fabrica en porcelana y en material acrílico.

Cómo elegir correctamente tu plato de ducha

A la hora de elegir tu plato de ducha debes tener en cuenta, en primer lugar, las dimensiones de tu baño. Como norma general si el espacio disponible es menor de 4 metros cuadrados debes elegir un plato de ducha cuadrado o circular. Por ejemplo puedes instalar un plato de ducha de 70x70 con su correspondiente mampara para no recargar el espacio.Si, por el contrario, dispones de un espacio amplio podrás elegir un plato de ducha de 100x70, de forma rectangular, que es más atractivo desde el punto de vista decorativo. Por último, si tu baño es una estancia grande, elige un plato de ducha de 70x120, por ejemplo, para disfrutar del espacio todos los días.

El plato de ducha y la decoración de tu baño

Además de las dimensiones y los materiales de fabricación, la elección va a depender de tus gustos y preferencias decorativas. Si eres amante de la decoración moderna y actual, nada mejor que elegir un plato de ducha negro que contraste con el resto de los elementos del baño. Pero si te gusta la decoración rústica y vintage, la mejor elección es un plato de ducha de obra, confeccionado con los mismos materiales que el suelo de tu cuarto de baño.Si tu prioridad es la accesibilidad de todos los miembros de la familia, te recomendamos un plato de ducha a ras del suelo, perfectos para personas mayores y con problemas de movilidad.

Platos de ducha planos y extraplanos

Cada vez son más los que prefieren un plato de ducha plano o extraplano para su baño. Son modernos, sin bordes y se integran perfectamente en el espacio del baño. Instalando un plato de ducha extraplano estarás ganando en accesibilidad y seguridad, pero también verás cómo aumenta la amplitud visual de la estancia. Si, además, instalas una mampara de cristal transparente, la zona de la ducha será prácticamente invisible.Los platos de ducha planos y extraplanos configuran baños modernos y elegantes, al mismo tiempo que permiten eliminar barreras arquitectónicas. Si tienes un espacio reducido para colocar la ducha, este tipo de platos te resultará más cómodo y funcional. Para niños y personas mayores tienen la ventaja de que facilitan la entrada y salida a la zona de agua sin apenas esfuerzo.

¿Qué materiales son los más adecuados para los platos de ducha planos y extraplanos?

Puedes encontrar platos de ducha de carga mineral y de resina con este diseño. También los platos de piedra natural, en diferentes acabados, texturas y colores. Se fabrican añadiendo una cubierta especial para hacerlos impermeables y evitar las manchas de grasa y suciedad. Además, son antideslizantes y muy resistentes y puedes encontrarlos imitando otros materiales como la madera o el cuero.

Sustituir la bañera por el plato de ducha

Esta es una de las obras más sencillas que puedes realizar en tu hogar para ganar espacio y funcionalidad en tu baño. La bañera ha pasado a ser un elemento en desuso, por la incomodidad para acceder y la gran cantidad de agua que se necesita para llenarla. Instalar un plato de ducha de 100x70, por ejemplo, no requiere un baño muy grande y te permitirá colocar otro mueble que te resulte útil, como un armario pequeño o una estantería. Ganarás espacio de almacenaje y mejorarás notablemente el aspecto general del baño, que se verá más moderno y actual.

Una apuesta por el medio ambiente

Cambiar la bañera por el plato de ducha no es solo una cuestión de espacio y diseño. Es, asimismo, una apuesta por el cuidado medioambiental. Cada vez es más frecuente encontrar en los cuartos de baño platos de ducha de diferentes materiales y modelos combinados con cerramientos de cristal. Ten en cuenta que cuando sustituyes un baño por una ducha estás ahorrando más de 150 litros de agua, además del gas y la electricidad para calentar el agua. Si optas por colocar duchas en los baños, lo notarás en el bolsillo y será tu contribución al consumo sostenible.La elección de tu plato de ducha de obra o encastrado dependerá de tus gustos y necesidades y de la complejidad de la obra para instalarlo. Los profesionales te ayudarán a elegir la mejor opción, entre las numerosas posibilidades que te ofrece el mercado.this html